12 de junio de 2017

Defienden a los Heraldos pero--

Desde hace una semana toda la blogósfera conservadora y algún que otro "tradicionalista" se está haciendo eco de forma más o menos intensa de la inminente intervención pontificia de los Heraldos del Evangelio, congregación religiosa que es más bien el "brazo religioso" de la TFP brasileña. Muchos se han levantado escandalizados en contra de estas medidas, describiendo toda clase de experiencias personales en las que "heraldos" demostraron su profunda piedad y ortodoxia.

Sin embargo poco se sabe de la realidad interna de los Heraldos, que es lo que principalmente motiva a la Santa Sede a intervenir esa congregación. Y ese es el tema: hay que conocer el modus vivendi para sacar las conclusiones más importantes. Dentro de las comunidades de Heraldos hay gran cantidad de elementos y formas que son sumamente desordenadas e incluso graves que afectan profundamente a muchos de sus miembros, a la disciplina y a la fe de la Iglesia. Muchísimos testimonios de ex miembros denuncian toda clase de irregularidades, que van desde la veneración de reliquias de Plinio, de su madre, y de Joao Clá (que está vivo, claramente) e ideologización extrema (la famosa bagarre), hasta la práctica de exorcismos bestiales perpetrados por el propio Joao Cla (y sin permiso del ordinario local) y la manipulación de conciencias. Por mencionar sólo algunas cosas.

El problema de la congregación no es su piedad y ortodoxia. El problema es la gravísima realidad en la que viven sus miembros: en un ambiente cerrado sectario de asepsia moral casi jansenista con una obediencia absolutamente ciega y llanamente devocional a sus superiores. Esto es fruto inequívoco de una mala teología que desemboca en una mala concepción de la naturaleza del hombre y por tanto en una espiritualidad semi-pelagiana (voluntarista y rigorista) y que termina con almas cautivas (y no es pocos casos destruidas) y psiquis deformadas. Y todo esto se hace con la connivencia, indiferencia o ignorancia de los Obispos locales donde están sus comunidades.

De nada vale la "ortodoxia doctrinal" y la "impecable piedad" de una congregación o de sus miembros, si el cuerpo está infectado con un virus. Lo mismo sostengo para el caso del IVE, del Opus Dei, o de cualquier otro instituto con iguales problemas, aunque sean con diferente intensidad.

¿Esta es una realidad en todos los miembros de los Heraldos? No. Sin embrago sí es una realidad patente en las dependencias de los religiosos y en la conducción de la superioridad de la congregación. Repito que hay cantidad de testimonios de diferentes personas en la web.

Aquí enlazo sólo un par:

Un sitio con videos alojados donde se puede ver a Mons. Joao Cla practicar ilegalmente exorcismos sobre religiosas supuestamente poseídas por demonios.

8 de junio de 2017

Liturgia romana pre s. XVI (recreación histórica)


Introducción traducida del sueco:
"Five hundred years ago, the universe seemed much more understandable than it does for us. All of existence was framed by a number of ceremonies and behavioral patterns which were a matter of course for people at the time. And the most important of them was the Holy Mass - that ring of charged words and actions which surround the central mystery in the Christian faith: That Jesus becomes man anew in the creatures of bread and wine. "We have reconstructed a High Mass from 500 years ago in an ordinary Swedish parish church, namely in Endre Church, one mile east of Visby in Gotland. We imagined ourselves to be participating in this high mass on an autumn Sunday in the middle of the 15th century. It is local people who are participating in clothes typical for the time, and we have tried as much as possible to reconstruct [something to do with (worship) services] in the Diocese of Linköping at that time - since Gotland belonged to that diocese. "The service is conducted in an incomprehensible language, a language incomprehensible to the people: Latin. Because church services at the time were not considered a medium for communicating information, except for silent prayers. Just as one cannot describe what is fascinating about a melody or a sight, one shouldn't be able to understand or describe the central mystery of the universe. The congregation waits for the central moment, when the bread and wine shall be transformed into the body and blood of Christ. "The priest was helped by a chorister, perhaps the [experienced?] youth whom [his soul has discovered?] and who with time would be sent to Linköping in order to attend the cathedral school. Songs, mostly from the Bible, were sung by the local cantor. We don't know exactly how the music went in the medieval churches. Maybe Endre Church had a specific order which required a qualified cantor like the one we shall see here. "The Sunday service began when the priest sprinkled Holy Water on the congregation. This was to remind them that they had become members of the Christian church through baptism. The Holy Water would drive away all the powers of evil. "Let us now place ourselves in the Middle Ages. Let us try to grasp the atmosphere in a normal Swedish parish church, in a time where man still believed himself cast out into an empty, cold existence, when Europe was still unified, and when the central mystery around which everything revolved was that Jesus Christ, had become man, had died, and risen again for all."

Congreso greco-católico ruso mundial

El lunes 5 de junio comenzó en Lombardía, más precisamente en el santuario de San Felice Del Benaco, el primer y hasta ahora único Congreso mundial de clero de la Iglesia greco-católica rusa en su siglo de existencia.




Esta Iglesia poco conocida nucleaba en sus comienzos a una comunidad de rusos ortodoxos que decidieron entrar en comunión con Roma a fines del siglo XVIII. Se consideraban "rusos ortodoxos en comunión con el Obispo de Roma", y ese es el carácter identitario de su Iglesia. Después de ser reconocidos por la Santa Sede como Iglesia oriental católica, la Revolución Rusa de 1917 se encargó de dispersar o aniquilar a un importante número de fieles. Muchos de los supervivientes se alejaron en una diáspora que llegó a Francia, a Estados Unidos, Brasil, Argentina y otros países.

Celebran el rito bizantino ruso, prácticamente idéntico al ortodoxo.

Tienen un clero propio, pero no tienen prelados (obispo) que los lideren. En todos los países, incluyendo Rusia, dependen siempre de los Obispos latinos locales, o de Ordinariatos orientales encabezados por metropolitanos latinos.
Las comunidades más importantes se encuentran en Rusia, Francia y Estados Unidos. Con el paso del tiempo y ante el sentimiento de abandono en pos de una mejora en la relación ecuménica con Moscú, muchos clérigos y hasta pequeñas comunidades enteras han vuelto a la comunión con la Iglesia ortodoxa rusa. Esto se ha verificado incluso en años muy recientes.

En el Congreso se reúnen informalmente clérigos --sacerdotes, monjes y diáconos-- y laicos representando a comunidades greco-católicas rusas de diversas partes del mundo. Argentina está representada por el P. Gabriel Díaz Patri, sacerdote birritual oriundo de San Luis y el hieromonje Dionisio del Monasterio Bizantino de la Transfiguración (Pigüé, Prov. de Buenos Aires), cuya comunidad religiosa pertenece en realidad a la eparquía ucraniana de Buenos Aires.


Rito ambrosiano: asistentes de lujo

El martes, en el marco de un ciclo de conferencias en Milán sobre el rito ambrosiano (rito local), se ofició una Misa Solemne en presencia de un Gran Prelado en el uso antiguo de aquel rito. A la misma asistieron...


Al trono, el Cardenal Burke... Y detrás, en el coro, Mons. Rey, obispo de Frejus-Toulon (Francia), cuya diócesis tradi-friendly es la que más vocaciones religiosas tiene en Francia; y el Cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación del Culto Divino.
Un lujo. No se podía pedir más. El ambum completo, aquí.